Celebración de la Semana Vocacional en nuestro centro

Durante la semana del 15 al 19 de abril hemos celebrado la Semana vocacional con los alumnos de nuestro centro.

Cada etapa  lo ha celebrado acorde a la edad de sus alumnos, pero todos hemos  compartido  el mismo objetivo: entender que el mejor modo de ser feliz es poner nuestros talentos al servicio de los demás, ya que Dios, que es el que ha puesto en cada uno de nosotros los talentos, es lo que quiere.

Para ayudar a Jesús, a acercar a la gente a Dios, hay varios caminos igual de importantes, es decir que cada cual tiene una vocación diferente. Nosotros hemos querido transmitir a los alumnos las siguientes:

La vocación sacerdotal: para ello hemos contado con la visita de nuestro Párroco, Don Luis Lucendo, que nos ha contado cómo se hizo Sacerdote, cuáles fueron los motivos que le condujeron a elegir esa vida y qué es lo que hace en su trabajo para ayudar a los demás.

Vocación religiosa: La madre Claudine, hermana de nuestra congregación, nos ha contado cómo vive ella su vocación y nos ha dejado claro que no hace falta hacerse monja, sacerdote…para llevar una vida cristiana de ayuda a los demás, si no que TODOS (médicos, carpinteros, profesores, barrenderos…)podemos servir al prójimo.

Misioneros: Don Luis Miguel Torres, profesor del centro, nos ha contado su experiencia como cooperante con la ONG Delwende, en Sucre (Bolivia), donde estuvo durante un mes. Nos ha mostrado con vídeos reales cómo viven allí y cuál es el día a día de niños, huérfanos, maltratados, abandonados…y como gracias a la ayuda de colaboradores y socios de Delwende estos niños que no tienen nada, ni a nadie, pueden vivir un poco más dignamente, en compañía de otros e incluso labrarse un futuro,gracias a los proyectos de la ONG, que les proporciona, hogar, comida, ropa y estudios.

Además de estos tres testimonios, hemos contado con la visita de Gema, Cristóbal y Maruja, tres villacañeros que colaboran en el Hogar San José (comedor de caridad). Ellos nos han contado como siendo personas normales se sienten felices ayudando a los demás. Dedicando su tiempo a dar de comer a los transeúntes, repartir comida, arreglar el hogar donde duermen y comen…

Aprovechamos desde aquí para darle las gracias, a todos por su colaboración.

Por último cada niño ha traído de casa un pequeño objeto que ha considerado que le identifica. Lo han traído envuelto y lo hemos introducido en una caja que cada tutor tenía en su clase. Seguidamente el profesor ha ido desenvolviendo cada regalo y mostrándolo a la  clase, para que descubriesen de quien era. Cuando acertaban de quien era el objeto, el alumno debía explicar porque lo había elegido.

Con esta actividad se ha pretendido que los alumnos comprendan que cada uno tiene unas aficiones y unos gustos diferentes, y que hay que saber aprovechar esos talentos para sentirnos felices con lo que hacemos y para ponerlos al servicio de los demás.

Esta entrada fue publicada en General, Infantil, Primaria. Guarda el enlace permanente.