DIA DEL LIBRO…un espacio para pensar en Dios…en el heroísmo cotidiano

Esta mañana me estaba mirando el disfraz para representar a un personaje de libro, real o ficción y he pensado… Dios hoy tiene algo que decirnos a través de las palabras de los libros, como de nuestra propia vida y encontré esta reflexión que os la regalo.

... en el heroísmo cotidiano

  • Con casi todos los grandes superhéroes ocurre lo mismo. En su día a día con personas aparentemente normales. Tienen su trabajo, su familia, sus amigos y alguna chica que anda detrás de ellos. Sin embargo ellos saben que, pese a esta normalidad, tienen unos poderes y una misión que les hace distintos del resto de la gente.

    De repente llega un día en el que todo se vuelve en contra. Los malos de descontrolan y la humanidad peligra. Es entonces cuando llega su momento y tienen que salvar heroicamente a la humanidad.Pero pasado este día de triunfo, vuelven a su apariencia de siempre. Ya no usan ni la capa ni sus superpoderes. La gente ni siquiera sabe que son estos superhéroes y por supuesto no les dan las gracias ni les aplauden cuando llegan a la oficina. De hecho, en muchas ocasiones los hombres ni siquiera eran conscientes del grave peligro que corrían, como para encima enterarse de que les han librado de él.
    Cuando llega el tiempo de Pascua, pienso que con Jesús nos ocurre muchas veces lo mismo. A veces se nos hace difícil creer que nos ha salvado, porque no somos conscientes de que peligrásemos ni de que necesitásemos una salvación. Además nuestra vida sigue desarrollándose igual que antes, y en lo aparente parece que nada ha cambiado después de su Resurrección.
    Por ello quizá sea el momento de pararse a pensar en sobre qué y sobre quién ha vencido Jesús y también de qué nos ha salvado. Y por qué no, de buscarle en medio de nuestro ambiente, porque como un superhéroe que se ha quitado la capa, él sigue presente “pasando por uno de tantos”.
                                                                                                                                                              Dani Cuesta sj
Esta entrada fue publicada en General, Pastoral. Guarda el enlace permanente.